viernes, 23 de diciembre de 2011

La ultima morada de los faraones

Egipto siempre nos asombra con la cantidad de monumentos históricos y religiosos que alberga en su territorio. Como sabemos, miles de turistas de todo el mundo llegan hasta este misterioso país en busca de templos perdidos y tumbas faraónicas. En ese sentido, el día de hoy conoceremos un lugar sumamente sagrado. ¿De qué se trata? Del Biban El Moluk, conocido en español como el Valle de los Reyes. Como su mismo nombre nos indica, se trata del lugar que alberga los restos de los faraones.
El Valle de los Reyes antiguamente funcionaba como un cementerio de Tebas, en donde los reyes del antiguo Egipto eran enterrados para viajar hacia el más allá. Pues bien, en ese sentido es importante mencionar que aquí se encuentra la Tumba de Tutankamón. ¿Lo sabías? Sí, la tumba de este faraón fue descubierta completamente intacta en la década de 1920. Actualmente si lo deseas puedes visitar y conocer el interior de la tumba, sin embargo si quieres verla tal y como la encontraron sus descubridores entonces deberás visitar el Museo Egipcio ubicado en El Cairo que es donde se encuentran los tesoros del faraón.
Es importante mencionar que a pesar de que el nombre de Tutankamón suena imponente y es muy conocido por nuestros días, en realidad se trató de un rey menor, es por ello que no es una de la tumbas más importantes del Valle de los Reyes. Durante tu recorrido podrás descubrir tan solo 18 tumbas de las otras 61 tumbas (conocidas hasta el día de hoy). Entre las tumbas más imponentes podemos encontrar a la de Ramsés VI, Amenhotep II y Seti I.
Cuenta que la mayoría de faraones de Egipto viven en la eternidad precisamente aquí, en el Valle de los Reyes, ubicado en la Ribera Occidental de Tebas. Según los estudios, a partir del Faraón Tutmosis I, todos los monarcas y miembros de la corte fueron enterrados aquí, hasta el último rey conocido como Ramsés XI. Entonces surge una pregunta ¿Por qué escogieron este lugar para ser enterrados? Según la leyenda, aquí vivían los dioses Hathor y Meretseger, y ambos amaban el silencio y la paz de este lugar y es por ello que era perfecto para el descanso eterno. Lo interesante es que no es muy fácil de llegar a este valle, por lo que hasta hace poco permanecía oculto, fuera del alcance de los humildes mortales pues los acantilados forman un telón de fondo.
Te interesará saber que la Tumba de Ramsés VI es una de las más grandes del valle y se encuentra decorada con escenas de los libros del inframundo. En el caso de la Tumba de Merneptah, esta muy dañada pero igualmente vale la pena visitarla. En el caso de la Tumba de Tutmosis III, podrás observar que sus paredes están cubiertas de 741 diferentes deidades. Sin embargo la Tumba de Seti I es la más importante y más elaborada de las tumbas reales, pero son pocos los turistas que pueden acceder debido a la poca ventilación.
Según los guías del lugar, debemos tener en cuenta algunas recomendaciones para visitar estas tumbas. En primer lugar debemos visitar las tumbas durante los meses de invierno para evitar el calor del desierto. Es decir que la mejor época para viajar al Valle de los Reyes es de noviembre a marzo. Además deberás comprar una entrada para conocer las 3 tumbas más importantes, las cuales puedes recorrer en tan solo un día. Por otro lado te recomendamos viajar con ropa cómoda y unas buenas zapatillas para poder caminar sin ningún problema pues a ruta más directa para acceder al valle es bastante empinada con largos trayectos de aproximadamente 45 minutos a 1 hora de ascenso. Finalmente queda decir que lamentablemente no se pueden tomar fotografías dentro de las tumbas para evitar los daños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada