miércoles, 22 de febrero de 2012

La medicina en el Antiguo Egipto

El Museo de las Ciencias aborda mañana jueves 12 de enero, cómo era la medicina hace 5.000 años en el Antiguo Egipto, una disciplina que se desarrollaba entre el método científico y la aplicación de creencias mágico-religiosas, tal y como ha señalado el egiptólogo José Lull, que mañana ofrecerá una conferencia dentro del ciclo 'A ciencia cierta', patrocinado por Cafés Lavazza, de acceso libre y gratuito, previa inscripción.

A partir de las 19.30 horas en el Auditorio Santiago Grisolía del Museo de las Ciencias, José Lull impartirá la conferencia 'La medicina en el Antiguo Egipto' que permitirá al público acercarse a esta disciplina de gran prestigio en la sociedad egipcia antigua, y que comenzó su desarrollo tempranamente. Según explica Lull, "el sacerdote egipcio Manetón cuenta como ya a principios de la I dinastía, hace unos cinco mil años, el faraón Atotis practicó la medicina y escribió libros de anatomía".

En el Egipto Antiguo, "los médicos, llamados sunu en su lengua, eran personas formadas bien consideradas en la sociedad egipcia, las cuales formaban parte de la élite cultural". Iban más allá de la ciencia y, en aquellas ocasiones en las que las respuestas no estaban a su alcance, practicaban conjuros mágicos y llamadas a la divinidad en busca de soluciones.

"Los sunu - expone Lull - están entre el método científico y la aplicación de creencias mágico-religiosas. Conocemos el uso de pócimas elaboradas con ingredientes de origen animal, vegetal o mineral que, como se ha comprobado, funcionaban perfectamente, pero también recurrían a soluciones irracionales propias de un mundo sobrenatural".

Este experto señala que la medicina era para los egipcios una disciplina ligada fuertemente a la religión, y apunta que un ejemplo de ello es el papiro médico Ebers, que en su introducción indica que fue hallado ante la estatua del dios Anubis en la antigua ciudad de Khem, "de lo que se desprende que las recetas que se dan en el papiro fueron inspiradas por la propia divinidad".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada