viernes, 17 de febrero de 2012

Las catacumbas

La catacumba de los perros es un extraño lugar descubierto en el siglo XIX bajo el desierto egipcio en la ribera occidental del Nilo. Es un laberinto de túneles plagado de restos de perros y chacales. Montañas de hasta un metro de huesos de estos animales.

Científicos de la Universidad de Cardiff estudian a fondo este perturbador lugar. A pesar de que la catacumba fue descubierta hace más de un siglo, los expertos hasta 2009 no han comenzado a estudiarla en profundidad.

Son científicos británicos, dirigidos por Paul Nicholson financiados por la Sociedad National Geographic. Calculan que hay unos 8 millones de animales
enterrados.


En su mayoría son perros, pero también se han hallado chacales, zorros y mangostas. En cuanto a los perros casi todos tenían pocos días de
vida cuando murieron o incluso tan solo horas.


Una ofrenda a los dioses


Creen que lo más probable es que fueran una ofrenda para el dios Anubis, que lucía cabeza de perro y cuerpo de hombre y era el encargado de guiar al espíritu de los muertos al "otro mundo".

Algunos de los perros eran momificados, pero sin mucho esmero ni adornos especiales, por eso no están bien conservados.


Los había de todo tipo: pequeños y bajitos tipo perro salchicha, otros más altos y equilibrados al estilo labrador y finos y ágiles, como galgos. Los arqueólogos creen que en los alrededores de la capital del Antiguo Imperio Egipcio, Menfis, debía haber criaderos de perros para vender y utilizar, según creían los egipcios para que dieran su mensaje al dios.

Eran intermediarios que trasladaban sus deseos, peticiones y demás palabras o pensamientos al dios para el que se sacrificaban. De hecho han hallado algún que otro gato momificado en las catacumbas que según los arqueólogos probablemente algún comerciante coló a algún comprador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada