jueves, 8 de marzo de 2012

El arte mameluco

En época mameluca, El Cairo abundaba en instituciones educativas en las que se congregaban numerosos eruditos y estudiantes. Los sultanes y emires contribuían a la prosperidad de esta actividad pedagógica construyendo establecimientos educativos, como las madrasas y las janqas.

La seguridad de la que disfrutaba Egipto en época mameluca aumentó la atracción que este país ejercía sobre los sabios de todos los rincones del mundo islámico y, especialmente, sobre los originarios de las regiones del este y del oeste. Por esta razón el país se convirtió, según la descripción de al-Suyuti, en “centro de residencia de los ulemas y el lugar de parada de los viajeros más virtuosos”. En el siglo viii H./xiv d. C., el viajero magrebí al-Balawi dijo que Egipto era “el manantial de la ciencia” y que “aunque no hubiese en El Cairo más que lo que se menciona como
al-maristan sería suficiente, pues es un palacio majestuoso, uno de los más asombrosos por su hermosura, elegancia y espaciosidad”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada