jueves, 7 de junio de 2012

El estudio del antiguo Egipto

En primer lugar, hay que decir que debemos al sacerdote e historiador egipcio Manetón de Sebennitos, que vivió hacia el s.IV-III a.C., la composición de Aegypthiaca, una historia de la civilización en griego, para la que consultó las fuentes egipcias de los templos, llevando a cabo su división en las XXXI dinastías de la historia egipcia, que todavía hoy seguimos utilizando.
  • Así, comienza la historia de la civilización del Nilo con la llamada EPOCA ARCAICA (Neolítico – 2686 a.C.) en la que se unificaron el Bajo y el Alto Egipto con la monarquía Tinita (de Tinis, la capital, de desconocida ubicación, dinastías I y II).
  • Continúa con el célebre REINO ANTIGUO (2686 – 2181 a.C.), dinastías III-VI, con su capital en Menfis, al sur del Delta, es la época de las grandes pirámides, monumentos funerarios construidos bajo el mandato de la dinastía IV con los faraones de Keops, Kefren y Micerino.
  • Entre los principales periodos egipcios se dieron los denominados “periodos intermedios”: PRIMER PERIODO INTERMEDIO (2181 – 2040 a.C., dinastías VII- X), se trata de épocas de transición en que cae el esquema político anterior dándose una fragmentación del territorio. Durante el mismo se produjo un cambio de mentalidad, ya no considerarían como dioses a sus faraones, eran simples mortales, abriéndose puestos del alto gobierno a plebeyos adinerados.
  • REINO MEDIO: el clasicismo (2040 – 1782 a.C., dinastías XI Y XII). Se 
    Orfebrería egipcia: pectoral de Sesostris II

    abre uno de los periodos de esplendor de Egipto, con una nueva reunificación con capital en Tebas, en el Alto Egipto. Sin embargo, le sigue uno de los más oscuros por la falta de monumentos que informen de los acontecimientos:
.
  • SEGUNDO PERIODO INTERMEDIO (1785 – 1580 a.C., dinastías XIII-XVII), durante esta época Egipto sufrió la invasión de los llamados hicsos (“príncipes del desierto”, “reyes-pastores”), grupos nómadas cananeos con jefes guerreros, pese a ello se cree que fue una asimilación pacífica que abrió en Egipto nuevos horizontes provenientes de Próximo Oriente. Finalmente serían expulsados iniciándose la siguiente etapa:
  • REINO NUEVO (1570-1070 a.C., dinastías XVIII-XX), último momento de 
    Amenofis IV

    esplendor y prosperidad sobre todo con la dinastía XVIII (Tutmósidas), en el que destaca la importancia de la mujer (Hatshepsut, Nefertiti…). Es importante también en el apecto religioso, puesto que tuvo lugar un conato de monoteísmo con Amenofis IV y el dios Atón o disco solar, que fue más bien un henoteísmo (una divinidad principal desplaza a las secundarias). Cabe nombrar también al faraón Ramsés II con su política expansionista y el conocido templo que dedicó a su mujer Nefertari de Abu-Simbel y su bella tumba en el Valle de las Reinas.

Templo de Abu Simbel

  • Finalmente, tuvo lugar el TERCER PERIODO INTERMEDIO (1070-730 a.C., dinastías XXI-XXIII), periodo de debilidad e inestabilidad política al que siguió la que se ha denominado BAJA ÉPOCA (730-330 a.C., dinastías XXIV-XXXI), caracterizado por dinastías extranjeras (Nubia, Asiria y Persia) y el declive económico hasta la llegada de Alejandro Magno en 333,  que fue nombrado faraón y fundó la capital: Alejandría, abierta al mar en el Oeste del Delta. Tras su muerte, gobernó la dinastía Ptolemaica (323-31 a.C.), nombre de uno de sus generales, de la cual su última representante fue Cleopatra VII, que cayó en 31 a.C. frente a Augusto, convirtiéndose Egipto en una provincia romana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada