miércoles, 12 de septiembre de 2012


Los egipcios ubicaban sus ciudades y sus pueblos cerca de los ríos y elevadas para evitar las inundaciones. Las ciudades y los pueblos egipcios estaban organizados de manera caótica, tomaban como centro los edificios públicos. Las construcciones eran de adobe(material de barro mezclado con paja).Sólo los grandes templos y las construcciones funerarias utilizaban piedra. La casa egipcia estaba construida alrededor de un patio, eran habitadas por un amplio número de personas, la casa tenia una planta cuadrada con un espacio central precedido por una antecámara. Alrededor estaban los dormitorios y algunos almacenes. Esta estructura no variaba según a la clase social a la que pertenecían los habitantes, si se diferenciaba el numero y el tamaño de los habitáculos. Algunas casas tenían cuartos de baño junto a la habitación principal. Constaban de una zona de baño y de un retrete. Se han encontrado escenas pintadas en las que aparecen casas de varios pisos. En la parte superior se ubicaban las cocinas y los graneros, en la central se ubicaban las habitaciones principales, en el sótano las estancias para el hilado o para moler el grano y en el techo tenían la azotea. Algunas casas tenían columnas para sujetar la estructura. Las villas estaban rodeadas de árboles y jardines. El taburete era el mueble más universal egipcio, las sillas y las camas eran de madera. El ajuar era de lino y tenían reposacabezas de piedra.
La sociedad
La sociedad egipcia tenia jerarquía y dependencia.
  • El último escalafón era el Faraón:
'Egipto'
El faraón era el rey de Egipto, era el representante del dios Horus en la tierra y el enlace entre los dioses y los hombres. Cuando el faraón se hacía viejo se le consideraba como inútil y debía ser eliminado. Pero en una época histórica se sustituyo por una fiesta ritual llamada Sed donde se renovaban las capacidades del faraón. Estas son las coronas que utilizaban y cuando la utilizaban:
-La corona blanca cuando dominaba el norte. -La corona blanca cuando dominaba el sur.
-La corona doble cuando dominaba los dos términos.
-La corona azul cuando estaban en guerra.
-El klaft era de uso cotidiano.
-También se ponía la cobra real en las coronas, la barba postiza, el bastón y el látigo en las ceremonias.
  • El siguiente escalafón lo ocupaban los miembros de la administración:
Egipto era un país de poderosa administración gracias a su centralismo. Constituían las elites de la sociedad. A la cabeza de la burocracia se encontraba el visir, uno en el norte y otro en el sur. Heliópolis y Tebas ciudades donde vivían los visires se dividían en provincias llamadas nomos, dirigidas por los gobernadores de nomos y los condes. Las provincias se dividían en distritos que lo gobernaba un funcionario que dependía del visir. El visir enviaba mensajeros que informaban a sus superiores jerárquicos, para evitar la feudalización del país. El visir se encargaba de vigilar los trabajos públicos y era el receptor de la información de las crecidas del Nilo. El visir y los funcionarios formaban una clase privilegiada, entre estos privilegiados estaban los escribas. Los escribas eran los más ricos y poseían jardines, coches, barcas, y se vestían con costosos vestidos y perfumes, no faltándoles una buena mesa. También los jefes militares pertenecían a este grupo social.
  • El siguiente escalafón lo ocupaban los artesanos:
Es la clase intermedia, habitando en las ciudades. La mayoría de los artesanos trabajaban para el faraón o para los grandes templos. Trabajaban en amplios talleres donde el trabajo era supervisado por un superintendente. Este trabajo casi siempre era hereditario y siempre la misión era de controlar la labor de los artesanos y el uso de los materiales. Trabajaban unas ocho horas diarias, durante ocho días de cada diez.
  • El siguiente escalafón lo ocupaba el ejército:
El ejército se desarrolló en el Imperio Nuevo. Debido a la expansión territorial se necesitaba crear un ejercito regular y profesional. Los carros eran las armas más mortíferas de las tropas egipcias, tiradas por dos caballos, montando a un conductor y un guerrero. La infantería se organizaba en compañías de 200 y 250 hombres. Cada 20 compañías formaban una división. Los militares constituían una clase privilegiada adinerados al participar en los botines de campaña y disfrutar de donaciones de terrenos. Egipto disponía de una poderosa marina, cada barco era dirigido por un comandante; cada un número de barcos era dirigido por oficiales superiores, el almirante jefe era la máxima autoridad marítima por debajo del faraón.
  • En el siguiente escalafón o en el mismo que el ejercito lo ocupaban los campesinos:
Entre Julio y Octubre se producía la inundación del Nilo que permitía el desarrollo de la agricultura. En primer lugar se preparaban las tierras, el siguiente paso era el arado utilizando vacas u hombres. Después venía la siembra de: espelta, lino y cebada, los cultivos más habituales. El tiempo que transcurría hasta la cosecha se ocupaba en el riego vigilada por los inspectores de impuestos que valoraban la cantidad que iban a solicitar al campesino. El grano cosechado se guardaba en los silos. Además de los cereales, en los huertos se producían productos de regadío.
  • En el siguiente escalafón lo ocupaban los trabajadores del faraón:
Eran obreros que trabajaban a los servicios del Estado, construían las obras públicas desarrollada por los faraones. A lo largo de cinco calles vivían los nubios, descendientes de los antiguos hicsos y egipcios, todos libres. Vivían con un agradable bienestar dentro de su oficio. Los trabajadores celebraban sus fiestas y vivían con su mujer o concubina. Estos obrero están exentos del pago de impuestos. Un contramaestre dirige y vigila la actividad. Por ausencias no justificadas recibían una sanción. A cada brigada se le asignaba un médico que acudía al poblado. Los salarios eran pagados en víveres. Se tenía conciencia del derecho a ser bien tratados y cuando tras la semana no descansaban o cuando los alojamientos eran inadecuados, había huelgas. Los obreros que no trabajaban a las ordenes del faraón estaban considerados unos privilegiados.
  • En el siguiente y último escalafón lo ocupaban los esclavos:
La mayoría procedían de otros países, capturados o vendidos por mercaderes de este producto. El esclavo se dedicaba a todo tipo de trabajo sólo a cambio de una pequeña retribución, teniendo potestad su dueño de venderlo, cederlo o alquilarlo. Consideradas personas libres pero dependientes de su señor.
Historia
Los reinos del Bajo y Alto Egipto eran independientes entre sí hasta que fueron unificados por el rey Menes hacia el 3.000 a. C. En esta época aparecieron las primeras dinastías de faraones y dio comienzo la historia de Egipto.
Etapas de la historia de Egipto
Imperio Antiguo:
Este período (3000-2050 a. C.) fue el de mayor esplendor en la construcción de pirámides, como las de los faraones Keops, Kefrén y Micerinos. La capital del Imperio era la ciudad de Menfis.
En Egipto los orígenes de la agricultura parecen remontar al Paleolítico; sin embargo, esto no quiere decir que se hubiera pasado de la economía recolectora a la productora. En realidad, la vida sedentaria comienza en la primera motad del V milenio, o quizá algo antes, lo que permite establecer un período predinástico que se prolonga aproximadamente hasta el 3.000 a.C., fecha en tomo a la que se produciría la unificación del Alto y el Bajo Egipto por el rey Menes. De esta manera se produce una coincidencia entre el comienzo del In milenio y los orígenes del Antiguo Reino, que se desvanece tras la VI dinastía en medio de una tremenda descomposición política hacia el 2.200 a. C. Ese es el momento en que se abre el denominado Primer Período intermedio que se prolonga hasta la dinastía XI, cuyo faraón Montuhotep, restaura el poder central poco antes del 2.000 a. C.
Imperio Medio:
En esta etapa (2050-1700 a.C.), la capital se trasladó a Tebas y se produjo una gran expansión territorial.
Los príncipes tebanos fueron incorporando los nomos del sur para consolidad la monarquía, momento que llegó con Montuhotep n que conquistó todo el país y los reunificó, organizándolo con energía y prudencia. Continúa con las campañas exteriores, dirigiéndose a Asia, Libia y Nubia mientras que sus sucesores reabren las rutas al Punt y al Egeo. La dinastía XII se inaugura gracias a una usurpación. Amenemhat inicia la época dorada de Egipto. La capital se establece en la desconocida Ity-taui, en el centro del país. Los nomos recuperan sus fronteras para evitar las luchas internas por lo que el faraón recibe importantes contraprestaciones. Sesostris In será el más importante monarca de este período, reforzando el papel de la administración central, creando una eficaz burocracia, al tiempo que desarrollaba una intensa política en Nubia. La dinastía XIII inicia un período de crisis denominado Segundo Período Intermedio que provocará la decadencia del poder central, ocupando los gobernadores un importante papel político. Esta decadencia será aprovechada por los hicsos en 1.700 a.C., extranjeros procedentes de Palestina que pronto controlaron el poder del Bajo Egipto, estableciendo la capital en A varis. En el sur se mantuvo independiente el reino de Tebas que se convertirá en el nuevo motor de la reunificación gracias a Ahmosis. El Imperio Nuevo se abre para Egipto.
Imperio Nuevo:
Fue un período (1554-1085 a.C.) de gran prosperidad, en el que las ciudades experimentaron un impresionante crecimiento. Durante esta etapa gobernaron faraones tan importantes como Tutankamón, Ramsés II y Ramsés III.
La expulsión de los hicsos, cuyo rastro se desvanece en Palestina tras las campañas de Ahmosis, inaugura una nueva etapa en la historia de Egipto, ya que la restauración del poder faraónico presenta a partir de entonces rasgos anteriormente desconocidos en el comportamiento político faraónico, como es el expansionismo militar por Asia, que permite atribuir el calificativo de Imperio a la modalidad de gobierno conocido entonces por Egipto. Es evidente que en la segunda mitad del 11 Milenio las relaciones internacionales sufren una modificación sustancial, basada en el surgimiento de grandes formaciones imperiales, como la Babilonia casita, el Imperio Mesoasirio o el Imperio de Hatti; En ese marco, los Faraones de las dinastías XVIII, XIX Y XX lograron mantener el estado egipcio en el umbral exigido por las grandes potencias de la época, que corresponde a la fase final de la Edad del Bronce y que se desintegra en tomo al 1200 con la denominada crisis de los Pueblos del Mar.
Bajo Imperio:
Es este un período (1085-31 a.C.) de decadencia. Egipto se disgregó en pequeños estados independientes y sufrió invasiones de diversos pueblos: asirios, babilonios, persas y griegos (conquista de Alejandro Magno en el 332 a.C.).
Posteriormente, tras el fallecimiento de la reina Cleopatra, Egipto se convirtió en una provincia romana.
Desde la caída de los ramésidas hasta la conquista de Egipto por Alejandro Magno discurren ocho siglos y medio, dividios por los historiadores en dos períodos para facilitar su análisis. Una primera etapa, conocida por analogía con situaciones procedentes como Tercer Periodo Intermedio, que abarca desde el fm de la dinastía XX hasta la dinastía XXV, momento en el que se produce la conquista asiria. El origen extranjero de los faraones de estas dinastías justifica su denominación como Período Intermedio; sin embargo, la etapa que sigue no es mucho más estable como para pensar que el Tercer Período Intermedio será sucedido por otra fase grandiosa de la historia de Egipto. En realidad, la llamada Baja Época corresponde a las dinastías XXVI, durante la cual se produce el renacimiento saita; XXVII, compuesta por los grandes reyes persas, y otras tres dinastías de corta duración con faraones egipcios que recuperan la independencia. Con la XXX dinastía concluyen las llamadas canónicas, es decir, las establecidas por Manetón. Y desde la conquista macedónica se are el período ptolemaico.
El Arte egipcio
El arte egipcio estará definido por los deseos de los faraones de construir obras.
Los templos, donde se honra a los dioses, y las tumbas, donde se perpetua la memoria de los difuntos. Los muros serán anchos y acaban en talud, no utilizan la bóveda por lo que se trata de una arquitectura adintelada. Están decorados. Los templos son construidos por los faraones para sus eternos padres. Antes de acceder al templo hay una larga avenida flanqueada por estatuas de animales divinos, esfinges o carneros de Amón. La fachada del templo llamada pilono; tiene forma de trapecio y está construida en talud, en el centro una puerta. El pilono nos permite la entrada a un patio rodeado de columnas por los lados, quedando la zona central a cielo abierto. Su nombre es la sala hipetra. Después se accede a una nueva dependencia con columnas, ahora totalmente cubierta. Esta sala de columnas se denomina sala hipóstila. Desde este lugar se pasa, al sanctasantórum, un espacio rectangular rodeado de corredores donde se encuentra la sala del dios. Las diferentes salas van disminuyendo en altura y en iluminación, manifestándose también una diferenciación social en cada una de ellas. El pueblo sólo puede acceder hasta los pilonos, mientras que las clases superiores como funcionarios y militares pueden pasar a la sala hipetra. La familia real tiene acceso la sala hipóstila y los sacerdotes y el faraón al santuario.
Además de los templos construidos se realizaron algunos excavados en la roca. Reciben el nombre griego de speos, que quiere decir cueva. La fachada da acceso a una amplia sala de columnas excavadas en la roca y desde allí se entra en la cámara sagrada. De tipo intermedio son los hemi-speos una serie de patios a cielo abierto antes de entrar en el verdadero templo excavado en la roca. E las tumbas se aprecia una evolución a lo largo de los diferentes periodos. La primera que se utilizó fue la mastaba, en forma de banco de donde viene su nombre. El enterramiento se realiza en un pozo que se cierra con tierra. A nivel del suelo nos encontramos la capilla donde se depositan los alimentos. Posteriormente se evoluciona hacia la pirámide escalonada, formada por diferentes mastabas superpuestas. El siguiente paso lo encontramos en la IV Dinastía, con las pirámides de Keops, Kefren y Micerino, de perfecta estructura y con la cámara funeraria absolutamente disimulada. En el periodo tebano se construyen tumbas en los acantilados. En la roca se excavan numerosos corredores con diversas salas y una cámara funeraria. Las puertas de acceso estaban disimuladas. Este tipo de tumba se denomina hipogeo. Respecto a la escultura egipcia nos encontramos con que las estatuas que representan a los dioses y los faraones son tremendamente estáticas, mostrando una absoluta rigidez, lo que se ha venido llamando la ley de la frontalidad, para eliminar toda referencia a la realidad. Sin embargo, las estatuas de personajes secundarios, como los escribas, los funcionarios o los animales están realizados con un naturalismo digno de destacar.
Una de las preferencias del escultor es el relieve utilizando el bajorrelieve e incluso el hueco relieve. Eluden la perspectiva y muestran el cuerpo de perfil. Las piernas se muestran de perfil mientras que el torso aparece de frente y el rostro de perfil aunque el ojo se ve de frente. Los faraones y los dioses son mayores que las demás personas. La temática de estos relieves está relacionada con la vida de ultratumba o con imágenes relacionadas con el difunto.
La pintura mantiene la ausencia de perspectiva. Utilizan colores planos y tienen carácter decorativo, narrando asuntos más mundanos como fiestas, cacerías o actuaciones musicales.
La literatura egipcia
El texto de mayor valor escrito se denomina Textos de las Pirámides destacando el Himno Caníbal donde se describe la entrada del faraón en la morada de los dioses. Este himno desaparece después por tratarse de un texto demasiado bárbaro y sanguinario. La crisis que se vive en el Primer Período Intermedio también se refleja en tres obras, Las Admoniciones del sabio Ipuwer, donde se hace referencia al desorden económico y cósmico del Antiguo Imperio, Diálogo del hombre y el cuento del Campesino se narra como el faraón dilata una resolución a los discursos por un campesino al que se le había decomisado los productos que llevaba a vender al mercado. La época clásica de la literatura corresponde a las XI y XII dinastías. Aparece un nuevo género literario llamado kemyt donde se procura la formación de los escolares para ser buenos funcionarios. Las instrucciones para los herederos al trono, la Historia, biografía donde se integran diferentes géneros. Historias imaginarias como El Naufrago, antecedente de Ulises o Simbad el Marino. Las canciones de los arpistas del rey Antef se expresa el goce de la vida y el abandono de la idea de la muerte y de la vida de ultratumba. La invasión de los hicsos, las historias del rey Kheops. En el Imperio Nuevo la literatura alcanza su máximo desarrollo. La sociedad egipcia se ha modernizado. Como consecuencia de esa modernización aparece la poesía amatoria. Los amantes se comunican de diferentes maneras, en los textos. Uno de los textos más importantes de este género será el mal de amor. La colección de poesía amorosa más importante está en el Papiro Chester Beatty nº 1. La literatura fantástica en el Imperio Nuevo como El cuento de los hermanos donde el acoso sexual de la mujer de uno de ellos al otro provoca una sucesión de prodigios como la actuación de los dioses. El cuento de La Verdad y la Mentira es algo más simbólico mientras que la disputa de Horus y Seth se suceden todo tipo de aventuras por la herencia del trono de Osiris. El príncipe predestinado cuenta las aventuras de un príncipe que escapa de todos los peligros que habían predicho los oráculos. La literatura sapiencial de la época culmina con la Instrucción de Amenemope, copiada en la Biblia. En Egipto se desarrollará una abundante literatura religiosa. Los textos religiosos más famosos se recogen en el Libro de los Muertos, conjunto de plegarias destinados a asegurar al muerto la resurrección y un fácil acceso al otro mundo. Todo egipcio puede adquirir una parte de los textos para que le ayude al tránsito al más allá. Los textos se escribían en papiros y se depositaban en una caja, en el sarcófago o entre las vendas de la momia. Los faraones querían perpetuar su memoria con poemas épicos que suscitaran la admiración hacia sus hechos y hazañas. Surge así la llamada Novela Real, narrándose las hazañas del rey como héroe del ejército en las campañas asiáticas y nubias. La culminación de este género se produce con el Poema de Pentaur donde se narra la guerra de Ramses II con los hititas.
La escritura egipcia
La escritura jeroglífica egipcia es conocida desde el año 3000 a.C. Sus orígenes se remontan al calcolítico y se empleó hasta el siglo X de nuestra era.
La evolución de la lengua egipcia es muy complicada, dividiéndose en diferentes periodos: el egipcio antiguo, el clásico, el neoegipcio, el demótico y el copto.
La lengua egipcia se encuadra en el grupo de las lenguas afroasiáticas.
Sólo el 1% de la población sabía leer y escribir, convirtiéndose la escritura en un símbolo de poder.
El sistema jeroglífico no indica las vocales ni separa las palabras y puede leerse en diferentes sentidos, según como esté colocado el signo que representa un ser humano o un animal quienes miran en la dirección que se debe leer. La escritura se realizaba con una caña similar a un pincel, con una punta suave y deshilachada. Al ser adaptada la escritura al papiro que se utilizaba como soporte se produjo un cambio denominado "escritura hierática", una versión en cursiva de la escritura jeroglífica que se mantenían para escribir en los templos y en las estelas. El faraón Psamético I introdujo un revolucionario cambio al promover la escritura demótica.
Los signos jeroglíficos se pueden reunir en tres grupos: fonogramas, ideogramas y determinativos. Los fonogramas son signos que expresan un sonido y se dividen en tres tipos: monolíteros (son 24 y configuran una especie de alfabeto; a cada signo le corresponde un sonido), bilíteros (signos que indican dos consonantes) y trilíteros ( signos que indican tres consonantes). Los ideogramas son signos que representan lo que significan mientras que los determinativos indican la clase a la que pertenece un sustantivo o la acción que expresa una palabra. El francés Jean- François Champollion fue el que descifró los jeroglíficos gracias al descubrimiento en 1799 por las tropas de Napoleón de la llamada "Piedra Roseta, un gran bloque de basalto negro en el que aparecía un decreto de Ptolomeo V escrito en jeroglífico, demótico y griego. En torno a 1820, Champollion consiguió leer de manera acertada diferentes nombres, aplicando un valor fonético correcto a los diferentes signos, lo que supuso la base para posteriores descubrimientos.
La ciencia egipcia
Los antiguos egipcios habían llegado a dominar una serie de saberes que abarcaban todas las ciencias en el sentido antiguo, lo que equivale a decir una mezcla de ciencia y magia.
Los egipcios nunca poseyeron una lógica en la que basarse para que sus saberes fueran ordenados y depurados por la razón. Por ello, sus referencias son siempre a lo que sabían del orden general, y esto era a religión y en otros casos la magia. No podían formular definiciones porque el egipcio antiguo tenía dificultades insalvables para la abstracción y la generalización conceptual. De ahí el carácter de sus matemáticas. Cuentan en sistema decimal, escribiendo las cantidades de izquierda a derecha, empezando por las unidades inferiores y llegando a las más simples. Suman y restan con facilidad e incluso multiplican por diez pero el resto de las multiplicaciones les plantea graves problemas. La división también les trae complicaciones y desconocen las raíces y potencias pero calculan por aproximación algunos cuadrados y raíces cuadradas. La burocracia obligaba a tener presente el tema de las fracciones, que resolvieron con cierto ingenio al anotar las que tienen el uno como denominador; en los demás casos proceden por adición de fracciones. Las ecuaciones les son totalmente desconocidas. En Geometría avanzaron algo más aunque se quedaron en los comienzos ya que no les interesó más que el aspecto práctico de los cálculos de superficie de parcelas, ocupándose de los triángulos y rectángulos elementales. Conocieron la relación entre el diámetro y la longitud de la circunferencia y dieron el valor a pi de 3,16.
La Medicina fue la ciencia en la que los egipcios adquirieron mayor fama. La observación desarrollada por los profesionales egipcios abrió un camino directo e indagación que sirvió para acumular experiencias que , en muchos casos, dieron respuestas acertadas a curación de dolencias.
Aparecen dentistas y oftalmólogos así como especialistas en enfermedades internas y digestivas.
Quizás sea el Papiro de Smith el mejor documento médico del que se dispone. Trata de una descripción de las heridas de la cabeza hasta la columna vertebral media. En el Papiro Ebers encontramos 870 párrafos con exorcismos referentes a medicina general. Es más mágico que científico aunque se encuentran soluciones, por ejemplo, para el mal estomacal a través de un remedio de hierbas. En el Papiro de Berlín, se hace referencia a la pediatría
Tenían remedios para las bronquitis, laringitis, afecciones pulmonares, gástricas e intestinales, enfermedades de la boca, empastes, etc.
La farmacopea era variada y pintoresca utilizando desde hierbas naturales a excrementos de animales pasando por el uso de moscas y elementos procedentes del hipopótamo.
La medicina egipcia gozó de gran prestigio en la antigüedad. Los griegos no ocultaban su admiración por ella.
La momificación es una de las prácticas fundamentales de la cultura egipcia. Herodoto y Diodoro Sírculo nos cuentan que se realizaban tres tipos. Dependiendo del estatus y la riqueza de la persona así se realizaba una u otra momificación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada