martes, 4 de septiembre de 2012

SUMERIOS, EGIPCIOSY ¿EXTRATERRESTRES?

En la versión oficial el primer pueblo que destacó sobre las demás culturas de su época fue la Civilización de Sumeria, cuna de la Historia moderna. 

Procedían de las montañas al oriente de esta región. En realidad no se sabe mucho de ellos. Este pueblo no era semita, como los fenicios, hebreos, sirios y otros de Mesopotamia. Tampoco se les han logrado relacionar con ningún otro grupo étnico de África, Asia, o Europa. Aunque tenían cierta influencia de la cultura hindú. La civilización sumeria, aparecida de la noche a la mañana, con una estructura social extremadamente compleja, la agricultura, la metalurgia, la alfarería, la música, la medicina, las leyes, etc… alcanzaron una dimensión totalmente desconocida en un periodo brevísimo de . Llevaron al  humano a la edad de bronce cuando lograron fundir el plomo y el cobre para lograr éste otro metal de mayor fortaleza. La navegación fue más allá de los ríos. Tuvieron naves y barcos que navegaban en el Golfo Pérsico. La esclavitud surgió como medida humana. 

Los sumerios, eran grandes observadores del cielo. Ellos conocían la existencia de todos los planetas del Sistema Solar, desde Mercurio a Plutón, éste último descubierto a principios del siglo 20. Y la presencia de un planeta más, con una órbita alrededor del Sol gigantesca (cada 3.600 años), del cual procedían los “Anunnaki”, los dioses de su panteón y que en sus principios fueron el génesis de la vida sobre la Tierra y la causa de la rápida evolución del hombre en nuestro mundo mediante intervención genética. 

Para los sumerios, al igual que para otros muchos pueblos de la antigüedad, sus dioses fueron seres de carne y hueso que un día habitaron entre ellos y de los que aprendieron numerosas actividades y normas de convivencia. Según ellos (al igual que egipcios, mayas o aztecas) sus dioses bajaron a la tierra desde el cielo, mucho antes de la llegada de la humanidad. Los llamaron “Annunaki” y en la Biblia también aparecen con el nombre Nephilim, aunque algunas traducciones erróneas del termino los denomina “gigantes” cuando en realidad es “aquéllos que bajaron de los cielos a la tierra”. Los humanos veían a estos seres como dioses, ya que eran inteligentes, poseían muchas tecnologías y conocimientos y tenían una gran longevidad, aunque eran mortales. Según la interpretación de Sitchin de las tablillas de arcilla sumerias, los Anunnaki, una raza avanzada de extraterrestres, se originaron en nuestro Sistema Solar externo, en el planeta que llaman NIBIRU. 

 

Los sumerios sostenían que existe un planeta más en nuestro sistema solar, llamado Niburu, que tiene una órbita elíptica similar a la de un cometa y que tarda 3600 años en dar una vuelta completa alrededor del sol. Varios cilindros sumerios como el famoso VA/243 describen al planeta como uno que tiene una órbita más allá de Plutón y de un color rojo intenso, mucho más grande que la Tierra y cualquier otro cuerpo del sistema. Brown, junto con Drs. Chad Trujillo del Observatorio Gemini, Hawaii, y David Rabinowitz de la Universidad de Yale en New Haven, Conn. , encontraron al objeto tipo-planeta, o planetoide, el 14 de Noviembre del 2003. Los investigadores utilizaron el Telescopio de 48 pulgadas Samuel Oschin en el Observatorio de Caltech en Palomar cerca de San Diego. ¡Hace tan sólo 5 años! Reconocieron oficialmente la existencia de un nuevo planeta al que llamaron “Sedna”. Sedna es en definitiva el objeto más grande encontrado en el sistema solar desde el descubrimiento de Plutón en 1930. 

La descripción sumeria del Sistema Solar tiene ¡6000 años de antigüedad! e incluía ya Nibiru, que quiere decir “planeta del cruce”. El nombre sale de una leyenda, en donde se supone que en el pasado Nibiru cruzó la órbita de la Tierra y colisionaron, generando la órbita altamente elíptica de Nibiru y el cinturón de asteroides. Las anomalías detectadas con el nuevo planeta entre la Tierra y Jupiter, y la extraña ubicación de Plutón, corresponderían a la irrupción cada 3.600 años de un planeta extrasolar que en sus origenes desvió la órbita de Plutón a su actual posición y que chocó seguidamente con un planeta situado donde se encuentra el cinturon de asteroides, que serían los restos de esa colisión. Hoy en día, son muchos los científicos que apoyan esta teoría. En la antigüedad, la gente no solo esperaba el regreso periódico del doceavo planeta, si no que trazaron su movimiento en el cielo. Los profetas hebreos consideraban el tiempo en que se acercaba el planeta, uno en que la humanidad entraría en una nueva era. 

Por cerca de un milenio los sumerios lograron mantener el control de la sección al sur de Mesopotamia. En el siglo 2300 a.C. un rey semita, Sargón I (2350 – 2295 a.C.) de los acadios, logró vencer todos los estados sumerios, estableciendo el primer imperio en Mesopotamia. No tardo mucho para que los acadios fueran absorbidos a la cultura sumeria. Muchos investigadores llegan a la conclusion de que los Annunaki de la Antigua Sumeria que invadieron las montañas caucásicas han continuado, en secreto, controlando y manipulando a la Humanidad. Los descendientes del Rey Annu en Sumeria y Babilonia, pueden ser seguidos a traves del tiempo. Los Faraones de Egipto eran de las lineas de sangre de los Reyes Babilonicos. Los dirigentes del Imperio Romano pueden ser rastreados a traves de la jerarquia egipcia. A traves de toda Europa las familias reales pueden ser seguidas hasta los grandes Emperadores Romanos. 34 de los presidentes americanos descienden directamente de la realeza europea con el restante amparo de que estan estrechamente relacionados a estas mismas lineas de sangre. Este hecho presenta la posibilidad de que siempre hemos y siempre hayamos estado esclavizados por nuestros lideres sin diferencia de borregos o ganado. Uno de los importantes dioses de los babilónicos fue Tiamat y su aspecto tradicional es de una serpiente o dragón. De hecho la primera sociedad secreta surgió en Babilonia y se llamo “La hermandad de la serpiente”.
 


La Astronomia Sumeria y los Extraterrestres 

Existe una imagen un tanto perturbadora creada por los sumerios hace 5000 años. 

Como se sabe, los sumerios fueron una de las más antiguas civilizaciones humanas. Se asentaron en la baja Mesopotamia, fueron ávidos observadores de la naturaleza, y los primeros en desarrollar la escritura. 

 

Dibujos astronómicos sumeriosEn cuanto a su visión del mundo, coincidieron frecuentemente con la de los egipcios, cuya cultura se desarrollaba no lejos de la suya. Ambas cosmologías imaginaban un mundo estático, donde los elementos predominantes eran el cielo y la tierra, circunvalados por el Sol y la Luna. Dentro de ese mundo, cada pueblo se pensaba como el centro de todo lo conocido, rodeado del caos de lo extranjero. 

Los sumerios, así como los mayas o los egipcios, eran grandes observadores del cielo. La regularidad del movimiento estelar era algo que todos registraban con respeto divino y estudiaban con curiosidad. Sin embargo, la formulación de teorías astronómicas sería algo propio de la ciencia moderna, a pesar de algunas excepciones. En general, la observación de los astros adquiría matices religiosos, o a veces sus anotaciones servían para la temporalización de la vida cotidiana. 

Por eso no es de extrañar que los pueblos antiguos registraran muy bien los movimientos de objetos celestes como Júpiter o la Luna, pero que no desarrollaran la idea de que existían planetas rotando alrededor del Sol. Sólo observaban y usaban su sentido común, el cual les hablaba de una Tierra quieta, por cuyo cielo desfilaban estrellas de origen desconocido. 

 

Imagen en un sello cilíndrico del tercer milenio a. C. 
Por eso esta imagen resultó perturbadora para más de uno. En ella, como fondo de una escena, puede verse claramente una estrella con puntas rodeada de pequeñas esferas que rotan alrededor suyo. 

Difícilmente haya una imagen más clara de lo que para nosotros es el Sistema Solar. No se aleja demasiado del dibujo que trazaríamos para explicarle rápidamente el sistema heliocéntrico a un niño. Eso no es todo, para algunos investigadores, las esferas parecen coincidir curiosamente en sus proporciones con los tamaños de los nueve planetas de nuestro sistema y sus satélites más importantes. 

¿Sería posible que los sumerios hayan desarrollado la teoría heliocéntrica y conocido todos los planetas de nuestro sistema solar? La respuesta es no. Más allá de las limitaciones epistemológicas, las observaciones astronómicas sumerias registraban a los planetas que sólo podemos observar con nuestro ojo, lente incapaz de captar las señales de Neptuno, Urano, y Plutón. 

Detalle de la imagenA pesar de que esto parece ser una prueba contundente para descartar que la imagen se refiera al Sistema Solar, no faltan los personajes que invocan la intervención extraterrestre en el asunto. Tal es el caso del autor ruso Zecharia Sitchin, quien sostuvo que la imagen fue inspirada por el conocimiento que sólo una raza alienígena podía tener, y que habría estado en contacto directo con los sumerios, quienes habrían transmitido, además, los principios de la agricultura, metalurgia, y escritura. 

 

No es difícil tomar el ejemplo sumerio y usar el sentido común para explicar las cosas. La necesidad de recurrir a factores externos y fantasiosos para explicar un grabado en un sello de piedra es algo totalmente innecesario desde el punto de vista de la lógica (Navaja de Occam), y absurdo desde el sentido común. Sin embargo, la imagen no deja de ser una estrella rodeada de esferas de diferentes tamaños y órbitas, y su verdadera interpretación será por siempre un misterio. 

Fuentes: 
* Sagan, C. ; I.S. Shklovskii: Vida inteligente en el universo, Random House, 1966. 
* Sitchin, Z.: El duodécimo planeta, Ediciones Obelisco, 1976.
 

Extraterrestres en el antiguo Egipto 

Extraterrestres en el Antiguo Egipto: Los jeroglíficos de Dendera 

Cuenta un mito del Antiguo Egipto, del que no sabemos la verdad completamente, que bajo el reinado del Faraón Tutmosis III hace 3.500 años, “esferas de luz invadieron el territorio”, siendo conocidos también como “círculos de fuego”. 

 

La fuente más cercana e importante que tenemos para esto son las pictografías que aparecen en el Templo de Hathor en Dendera, donde podemos apreciar los supuestos seres reptilianos, además de varios objetos insólitos, como platos voladores o dispositivos que, actualmente, serían de alta tecnología. Pero además, nos aparece lo que teóricamente sería la electricidad. 
Sin embargo, tenemos otra fuente muy atractiva sobre las esferas de luz, y son los papiros que se encontraron en Egipto, y que cuentan estas leyendas. ¿Qué eran? Se especula que seres reptiloides, extraterrestres para ser más claros, pero también podemos tomarlos como Anunnaki, un tema que ya hemos hablado anteriormente, y que se situarían en Sumeria, pero no necesariamente debieron dejar de entrar en contacto con otras civilizaciones. 


Varios jeroglíficos o pictografías, nos muestran a los faraones al lado de estos reptilianos, casi todos ellos con cabeza de lagarto o pájaros, aunque varía de uno a otro su cuerpo, algunas veces de hombre, otras de mono, y así sucesivamente. ¿No serían simplemente dioses egipcios? 
Esa es la explicación más razonable si conocemos a Horus o Anubis, y quizá era una forma de representación antigua. La excusa de que acompañaban al Faraón aclararía mucho más esta idea. Pero sí tenemos un gran problema para definir qué representaría, o en qué se basaron los egipcios, para dibujar por ejemplo, OVNIS. 

 

Ante este punto debemos plantearnos la siguiente pregunta: ¿por qué no pudieron haber entrado en contacto con extraterrestres? Si nosotros hoy en día tomamos fotografías, ingeniamos otras, los dibujamos y creemos en ellos ¿por qué no habrían de hacerlo los habitantes de una de las civilizaciones más avanzadas de su época? 
Aquí debemos diferenciar dos caminos, el primero es creer que ellos estaban en contacto directo con ellos, que puede parecer algo de fantasía. El segundo, es pensar que ellos creían en seres de otros planetas, algo que es perfectamente factible, pues sus conocimientos astronómicos eran muy amplios y podían llegar a creer en vida más allá de su tierra. 
Además hay que agregar algo muy importante, la relación de efectos naturales con dioses, así que cualquier cosa que ellos hayan visto en ese momento, la habrían asociado con alguna creencia propia. Esferas de luz, en ningún momento se indica su tamaño con lo que ¿por qué no pudo haber sido una lluvia de estrellas fugaces?
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada