lunes, 17 de diciembre de 2012

LAS PIRAMIDES


¿Alguna vez habéis analizado quién o quiénes pudieron hacer las pirámides? ¿Fueron los faraones los que ordenaron su construcción?, pensar otra cosa sería irse hacia el más allá, pero realmente ¿las pirámides no os parecen monumentos del más allá? Cuentan con una construcción y unos materiales que rozan la perfección. A mí sinceramente me parece increíble llegar a pensar que sólo fue el pueblo egipcio quien desarrollo tal hazaña. 

A veces me he planteado que los egipcios ya se encontraron las pirámides construidas, y sencillamente aprovecharon su construcción. Este pensamiento no quiere decir que su construcción sea extraterrestre. He visto muchas fotos a detalle de las pirámides y me he informado de primera mano de los materiales usados en su construcción. Hoy en día sería sorprendente poder llegar a fabricar piedras tan sumamente enormes y tan bien hechas. Arqueólogos afirman que entre piedra y piedra de la pirámide no cabe un cuchillo, son totalmente compactas, es un trabajo perfecto.

También se habla de la energía que irradian las pirámides, ya que es tal, que dicen que si colocas una cuchilla de afeitar en la punta de la misma, se afilaría sola, ¿realidad o fraude? Creo que es realidad, y quiero explicar mi punto de vista, que es totalmente lógico. Sabemos que la vida humana tiene un ciclo de vida, nuestra raza no es inmortal, y en el futuro nos sustituirá otra raza. La vida humana tiene su ciclo de la vida. Para entenderlo podéis coger como ejemplo a los dinosaurios. Hace millones de años existían, y sencillamente dejaron de hacerlo para dejar paso a otra especie. Posiblemente las pirámides fueron construidas por alguna raza anterior, con una inteligencia muy superior a la nuestra. Muchas más civilizaciones anteriores ya tenían construidas pirámides. Los incas y los aztecas ya las construyeron, no es solo el imperio egipcio, es más, ellos las imitaron.


Centrémonos por ejemplo en la pirámide de Keops, la más grande de todas. Como sabéis, los egipcios todavía no conocían la rueda, no tenían poleas, ni grúas. Pero sus obreros esclavos movieron la friolera de más de dos millones de bloques, con pesos comprendidos entre 3 y 5 toneladas cada uno de ellos. Teniendo en cuenta que no tenían brújula (no existía), orientaron sus cuatro paredes a los cuatro puntos cardinales con una precisión perfecta. También es sorprendente que con las herramientas con las que contaban en esa época y sin hierro, practicaran agujeros que hoy en día son imposibles de hacer incluso contando con nuestra tecnología. Examinando las muescas, se ve que en cada vuelta profundizaban en el granito hasta 200 veces más de lo que lograríamos nosotros hoy con un taladro de punta de diamante. 
También, sin instrumentos ópticos orientaron algunos canales internos hacia la posición que ocupaban las estrellas como Sirio, Zeta o Alfa de Dragón. Esos y otros detalles evidencian que los constructores de la Gran Pirámide poseían unos conocimientos científicos que los expertos dudan en conceder a los primeros egipcios. Entonces, ¿quién lo hizo?


Cuando pienso que las pirámides fueron construidas por entes con una capacidad superior a la nuestra, mi cerebro se bloquea momentáneamente, solo por el hecho de pensar en seres de otro mundo. Pero lo que sí tengo claro, es que conociendo a los humanos de hoy en día es difícil llegar a la perfección de las pirámides, y cuando digo humano, me refiero a la raza en general. Si actualmente no contamos con la tecnología suficiente para llevar a cabo esas construcciones con esa maestría, difícilmente la íbamos a tener hace miles de años. Por lo tanto y vuelvo a repetir, e incluso os lo dejo a vuestra elección, pensar qué tipo de civilización y con qué medios pudieron realizar tan majestuosa obra. Nadie en su sano juicio puede creer que estas maravillas se construyeron a base de palancas, cuñas, cuerdas y rampas. Incluso se dice que las pirámides en sus inicios, antes de que los saqueadores acabaran con su majestuosidad, estaban cubiertas de grandes losas de mármol doradas, que al darle el sol, brillaban como un faro en medio del desierto. Las pirámides eran como inmensas placas solares que transformaban la luz del sol en energía. Desde el aire se veía como una estrella repleta de luz a muchos kilómetros de distancia, pero realmente no estaba preparada para verse desde el aire. ¿Quién iba a verla si en aquellos tiempos no volaba nadie? Desgraciadamente hoy en día estas placas forman parte de muchas viviendas de El Cairo, pero bueno este no es el tema a tratar de hoy.
Leyendo mucho sobre pirámides y egipcios, y llegando personalmente a la conclusión personal de que los egipcios ya se encontraron las pirámides ancladas, me surge la siguiente pregunta ¿Por qué no pudieron imitarlas? Existen pirámides que son montañas de cascotes y escombros, no llegando a medir más de 20 metros, realizadas por la civilización egipcia, obreros que debían ser los mismos, acaso alumnos que hubiesen aprendido las artes de los anteriores. Por lógica deberían ser todavía más perfectas, en cambio se derrumbaban con el paso de los años. Parece ser que después de construir Keops, Kefrén y Mikerinos, a los egipcios se les había olvidado todo su conocimiento, se les había olvidado la increíble técnica de corte perfecto de la piedra. La del encaje milimétrico de los sillares. La del levantamiento de las altas galerías interiores, se les había olvidado completamente todo, un insólito proceso de amnesia histórica.


Imagino al Imperio Egipcio en medio de la nada con sus caras pintadas de rojo, resplandeciendo ante el asombro de los primeros hombres que la miraban como nosotros lo hacemos en la actualidad. Parece una obra alzada por los mismos Dioses. Cinco construcciones imposibles que siguen venciendo al tiempo, continúan sumidas en un silencio sepulcral, sin ninguna intención de revelar su secreto. 

Y es que la civilización egipcia, a pesar de todo, fue compleja y extensa, y mediante ellos tenemos un legado arquitectónico importante, ya sea por intentar imitar la construcción majestuosa o por mantener las mismas, aumentando su secreto interior y adaptándolo a los grandes faraones de la época, que vieron en su construcción un refugio eterno. Pero, ¿cuál fue la verdadera finalidad de las pirámides? ¿Fueron tumbas? ¿Fueron lugares de ceremonia?

Existe una leyenda que es importante citarla y que muchas personas apoyan hoy en día, La pirámide de Keops, que se estima que se construyó hace 4400 años, y sabiendo que por aquel entonces no existía la polea y no conocían técnicas tan avanzadas para poder construirlas y teniendo en cuenta que la cantera más cercana de donde obtenían los enormes bloques de piedra se encontraba a 1.000 km, nos surge la pregunta como comentábamos antes, de ¿cómo se construyeron las pirámides? La leyenda anteriormente citada, dice que Imhotep (uno de los arquitectos más importantes de la época), recibió la visita del dios Jnum, quien le comunicó una manera de conseguir roca líquida, más fácil de transportar, ¿sería una especie de cemento que una vez solidificado se asemejase al granito? Es una forma de pensar diferente, que no comparto, pero me parecía interesante comentarla, para los mas escépticos.


Otro de los misterios que se estudian actualmente, es la figura de la esfinge que majestuosa vigila el entorno de las pirámides. Cuenta con una cámara secreta debajo de una de sus patas y que según los expertos también cuenta con un pasadizo hacía la Gran Pirámide. Hasta el momento nada del otro mundo, pero se han descubierto que esta construcción posee marcas de erosión producidas por el agua. Todo indica que estuvo debajo del agua durante una temporada. ¿Debido al diluvio tal vez? Y si es así, éste aconteció hace más de 10.000 años, por lo que la Esfinge sería mucho más antigua que las pirámides. 

El enigma ni mucho menos acaba aquí. En la pirámide de Keops, que por cierto su sarcófago siempre permaneció vacío sin saber el verdadero paradero del faraón, se pueden encontrar coincidencias increíbles. Gracias a sus medidas se pueden obtener el número Pi, la densidad, la longitud y el peso exacto de la tierra y la duración misma de un año, por lo que indica que los egipcios sabían que el planeta era redondo. Unas cifras que ahora sabemos pero que hace miles de años nadie intuía.
Existen otras extrañas y no menos sensacionales coincidencias. Si multiplicamos por un millón la altura de la Gran Pirámide, obtendremos la distancia que media entre la Tierra y el Sol. De aquí se deduce otra pregunta. ¿Cómo aprendieron los egipcios todas estas técnicas? Una hipótesis puede ser que la ayuda llegó del cielo, como indica la leyenda egipcia sobre la bajada de los cielos de los dioses Isis y Osiris. Sólo hace falta mirar la alineación que forman las tres pirámides de Keops, Kefrén y Micerinos al igual que el Cinturón de Orión. Pura coincidencia ¿o no?

Pese a que la creencia popular dice que los Faraones del antiguo Egipto eran enterrados en Pirámides, hay cada vez mas pruebas de que no es así, puesto que realmente fueron muy pocos los reyes egipcios cuyo cuerpo descansó en una pirámide. Concretamente en las tres grandes pirámides de la meseta de Giza no se ha encontrado huella alguna de tumbas o enterramientos, ni posibles restos físicos humanos en ninguna de ellas, lo que induce esto a pensar que la función de estas pirámides era muy diferente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada