viernes, 29 de enero de 2016

AKENATON

Enki, el dios benefactor Annunaki, atraves de los semidioses, faraones o híbridos egipcios y las escuelas secretas del misterio, creadas por él, en babilonia y extendidas a Egipto durante el reinado de su hijo Marduk, fue preparando el terreno para crear el culto monoteísta, con el fin de resarcir los errores cometidos por el politeísmo, creado con la presencia de los dioses Annunaki. 

Enki en el 2024 a.c. después de la gran calamidad se retiró a la Tierra de Magan, específicamente a una la isla que está en medio del Río de Magan, desde allí trato de corregir los errores entre el hado y el destino de la humanidad; pero para ello necesitaba a un híbrido capaz de realizar cambios religiosos radicales.

 Este fue el faraón Akenatón el décimo faraón de la XVIII dinastía, quien gobernó Egipto entre los años 1353 a 1334 a.C y qué representó una de las figuras más trascendentales en la historia del mundo ya que creó el monoteísmo, y una religión que sirvió de base para el judeo-cristianismo y el Islam,ambos proyectos religiosos de dominación que han marcado el hado y el destino de la humanidad, en el marco de una guerra santa entre el bien y el mal durante los últimos 2000 años. 

Su verdadera identidad todavía se discute, pero tanto misterio lo rodea, que los estudiosos de los antiguos astronautas lo han relacionado con una procedencia extraterrestre, principalmente basándose en su apariencia inusual, con un cráneo de gran tamaño y facciones atípicas de su rostro, así como también su cuerpo con formas femeninas a nivel de las caderas. 

Akhenaton estuvo casado con Nefertiti, considerada como la mujer más bella del mundo antiguo, con quién tuvo seis hijas y dos hijos, siendo el más conocido, posiblemente, Tutankamón el niño rey del antiguo Egipto.

 Aquí se evidencia que los protagonistas de los hechos pertenecen a un linaje real de descendencia Annunaki. “¿Akenatón realmente tenía ese aspecto?, y si lo tenía ¿qué pudo causar sus deformidades? Muchos intentos ha hecho la ciencia convencional para sugerir una enfermedad o condición que pudiera explicar la apariencia de Akhenaton, ya que aparentaba ser una mujer con apariencia de un hombre o viceversa, pero además él se presentaba a sí mismo como una deidad materna. 

Durante la primera parte del reinado de Akenatón, el estilo artístico hizo una transición súbita del estilo tradicional egipcio de retratar a las personas con un físico ideal, perfecto a un estilo nuevo y chocante. Akenatón alteró su religión estableciendo al dios solar Atón como la deidad suprema y única, que era representado con un disco con líneas colgando hacia abajo, como una representación muy exacta del sol. Akenatón, ordenó el cierre de todos los templos en los que se rendía culto a otras deidades y en consecuencia, el sumo sacerdocio corrupto no pudo seguir acumulando riquezas de la población, temerosos del Dios egipcio. 

En consecuencia Akenatón fue derrocado y expulsado a la península del Sinaí llevando con él, a algunos súbditos, situación que creó especulaciones con la historia de Moisés y su liberación de Egipto, generando una confusión histórica con los hechos del éxodo en el antiguo testamento con la pregunta ¿Akenatón y Moisés fueron la misma persona o compartieron la misma historia?. 

¿Qué le pasó al faraón Amenofis IV para que rompiera de golpe con las tradiciones politeístas de su país e instaurara un culto a un dios único?

 Un misterio histórico del que, por suerte, tenemos algunos retazos para entender esa inclinación. Todo empezó con una visión mística. O mejor dicho, con una aparición de un objeto luminoso que le revela cuál debe ser la nueva religión para Egipto. 

Según cuenta la leyenda, durante una cacería del león el faraón Amenofis IV, tuvo un encuentro con un «disco solar resplandeciente», posado sobre una roca. Este latía como el corazón del faraón y su brillo era como oro y púrpura, según reza el texto en un papiro atribuido al mismo Amenofis, en su Canto IV al dios Atón. 

El faraón se postró de rodillas ante el disco, quedó traspuesto y empezó una nueva era…según los teóricos de los antiguos astronautas este disco solar no es más que una nave extraterrestre donde viajaba un emisario de Enki quien le dio las instrucciones requeridas para erradicar el politeísmo e iniciar el culto monoteísta; pero ¿porque tanta insistencia en el culto religioso? 

El culto religioso genera un miedo o mejor dicho un sometimiento a los designios de un dios único, quien dicta las pautas a seguir en lo concerniente a su adoración, y es allí donde está el peligro, ese sentimiento de fe ciega que genera la veneración a un dios único para la raza humana, es el medio con el cual la han venido dominando desde hace más de dos mil años. Akenatón prepararía las bases para el cristianismo y el islam.

 Para los teóricos de los antiguos astronautas, el faraón habría sido testigo de un encuentro cercano con un ovni que él identifica como un «disco solar» prodigioso. Amenofis era por entonces un joven monarca de la dinastía XVIII que no contaba con los triunfos y las conquistas de sus antepasados. Su carácter era más pacífico y contemplativo. Sin embargo, paso a la historia por hacer algo que ningún otro faraón anterior a él, se atrevió a hacer, ni siquiera a imaginar: 

Derrocar a los viejos dioses y poner en su lugar al «bendito y gozoso Atón», un nombre que no era nuevo en el panteón egipcio. De hecho, en una inscripción de la dinastía XII se puede leer: «El subió al cielo y se fundió con Atón, el cuerpo del dios que lo había creado». Se avecinaba una revolución religiosa en toda regla como jamás se había visto en Egipto, a la que la historia oficial y la iglesia reconocen históricamente como la «herejía de Amarna». 

Casi nadie le comprendió, pocos sacerdotes apoyaron esta postura, pero todos la acataron. Akenatón Encontró refugio en su esposa Nefertiti («la bella ha venido», lo que parece indicar un origen extranjero) con la que se casa en el segundo año de su reinado. En el quinto año de su reinado es cuando tiene esa revelación o mejor dicho ese encuentro cercano y es entonces cuando se produce el cisma religioso. 

Lo primero que hace es abandonar Tebas y fundar lejos de allí otra ciudad en la que se sintiera más libre y pudiera dar rienda suelta a todos los proyectos que quería emprender. En el noveno año de su reinado crea la ciudad de Akhenaton, a unos doscientos ochenta kilómetros al norte de Tebas, que llegó a contar con veinte mil habitantes. La «ciudad del horizonte de Atón» se construye en la margen derecha del Nilo, y él se hace llamar Akhenaton, «el servidor de Atón». 

Sobre Akhenaton se levantó la población de Tell el-Amarna, que acabó por dar nombre a la época de Nefertiti y su esposo. Desde ese momento, quedó proscrito el culto al dios poderoso Amón, que tenía sus principales templos en Tebas y al que se había adorado hasta que Akhenaton tuvo su extraña «visión». El siguiente paso fue prohibir el culto a Osiris, la divinidad de ultratumba que era tan querida e importante para su pueblo. Akhenaton prácticamente lo cambia todo: su nombre, la capital, el lenguaje, el arte y la teología. 

Ahora es el sumo sacerdote del nuevo y único dios, de la primera religión monoteísta, mil trescientos años antes de que naciera Jesucristo. Según los teóricos de los antiguos astronautas esto no era más que un ensayo de Enki para ver el comportamiento humano, ante el culto monoteísta, el cual era necesario instalar en la tierra, para poder guiar a la raza humana que avanzaba en su evolución rápidamente, en comparación con los Annunaki. Tell el-Amarna fue elegido como el enclave mágico para la nueva capital, la «ciudad del Sol», porque nunca antes en ese lugar se había adorado a otra divinidad. 

Según Cyril Aldred, uno de los mejores egiptólogos del siglo XX, profundo estudioso de la época amarniana, la construcción de Akhenaton, la nueva capital, se debió a la necesidad de construir un hogar para el dios, al igual que sucedía con otras divinidades egipcias: Amón tenía su sede en Tebas, Ptah en Menfis, Khnum en Elefantina y Ra en Heliópolis. Ahora le tocaba el turno a Atón… Tardó tres años en verse construida. Estaba totalmente diseñada y pensada para rendir culto al dios Atón: «El propio nombre de la ciudad en jeroglífico, Akhenaton, puede resultar esclarecedor. 

Aunque literalmente signifique ‘el horizonte del disco solar’, Akhenaton pudo utilizar este término ya que le recordaba muy de cerca su extraña visión. El ideograma que viene a significar ‘horizonte’ en egipcio se escribe con el dibujo de un disco sobre unas montañas». 

El descontento del pueblo, del clero y del ejército cada vez era más notorio. Pocos entendían este cambio tan radical y aparentemente tan absurdo en sus costumbres. 

Le empezaron a llamar el «faraón hereje», el faraón iluminado. Uno de los símbolos del nuevo culto fue el Gran Himno a Atón, posiblemente compuesto por el propio monarca, de un alto valor poético y religioso, con estrofas tan simbólicas como la siguiente:

Hermoso es tu centelleo en el confín del universo
¡Oh, Atón viviente, que has existido desde toda la eternidad!
Cuando te alzas por el borde oriental del cielo
Colmas con tu belleza todos los países
Pues tu brillo y tu hermosura son inmensos.

El país iba perdiendo prestigio. Akhenaton no quería emprender ninguna campaña militar contra sus enemigos, era un pacifista convencido y no le interesaba cuidar las relaciones con sus antiguos aliados, como lo era, el rey de Babilonia. Se había aislado de lo que sucedía dentro y fuera de su imperio. Se perdió Nubia y con ella la mayor fuente de oro. 

El pueblo, sin embargo, le quería, y Akhenaton no era consciente de las conspiraciones que se estaban preparando a sus espaldas. El inicio de su declive fueron las desavenencias que tuvo con su esposa, la reina Nefertiti. Ella no le había dado descendientes varones, sino seis hijas y en el año 12 de su reinado Akhenaton decide repudiarla y ella tiene que refugiarse en el palacio del Norte, un lugar exclusivo donde acabó sus días. 

Dos bandos enfrentados surgen entonces: los que siguen adictos a la bella Nefertiti y los fieles a Akhenaton, que sigue adelante con sus iluminados proyectos. Los días de vino y rosas se van terminando para la pareja real para la nueva capital y, sobre todo, para el culto al dios Atón. El egiptólogo Philipp Vandenberg insinuó que la propia reina, retirada en su palacio, habría preparado un golpe de Estado restaurador. Lo cierto es que el faraón, llevado por la desesperación y la furia, mandó destruir todos los cartuchos e inscripciones en que aparecía el nombre de Nefertiti. 

El clero de Amón, siempre al acecho, junto a generales como Horemheb, se conjuraron para derrocarlo, como en realidad sucedió. Akhenaton, el faraón solar, murió, joven aún, en el 1347 a. C. Con la desaparición del faraón hereje, del «buen rey que amaba su pueblo», desaparece todo un periodo singular en la historia de Egipto. 

Nada quedó tras su muerte, nada de su obra, nada salvo el recuerdo de un faraón que creyó poder cambiar el destino de su país. Se borró su nombre de la lista de los gloriosos soberanos del valle del Nilo. Amón, «el dios carnero», volvió a ocupar el puesto de dios supremo. A Akhenaton le sucede su yerno Smenker, al que reemplazó en el trono Tutankamón, el «faraón niño»…En el antiguo Egipto, la mayoría de los líderes no poseía hombros anchos y una cintura delgada, pero era muy importante representar a los mandatarios egipcios con ese ideal físico de lo que debía ser un rey.

 Sin embargo, Akenatón hizo lo opuesto. Se hizo representar, quizá, como era en realidad, con un aspecto muy extraño, muy místico. Las estatuas de Akenatón, revelan a un individuo muy extraño. Para muchos, tenía una combinación de rasgos femeninos y masculinos y con un cráneo alargado. 

Los cambios que Akenatón hizo en la iconografía real lo muestran como probablemente era: con una cabeza extraña, con el vientre ancho y con el pecho estrecho. Lo contrario como lo hubieran representado los artistas tradicionales en esa iconografía idealizada que mostraba grandes y fuertes a los faraones. La esposa de Akenatón, la reina Nefertiti, y sus hijos también eran representados con cráneos alargados.

 ¿Por qué Akenatón y Nefertiti tenían deformadas las cabezas?, ¿sufrían de alguna anormalidad genética o se las alteraron deliberadamente? Algunos creen que podría haber otra explicación a su aspecto no terrenal. Los teóricos de los antiguos astronautas señalan que se veían distintos a otros seres humanos, por lo que se preguntan si Akenatón pudo haber sido un híbrido de extraterrestre.

 Cuando los adeptos al tema de los alienígenas ven a Akenatón piensan que esa cabeza alargada parece la de un alienígena gris, que es no humano o es un híbrido de un ser humano y otra cosa. Entonces, para ellos, es una prueba de intervención extraterrestre o de reproducción con humanos y extraterrestres. Al respecto, Betty Ann Brown, historiadora de arte de Northridge, señaló que ha estado en Egipto y que una de las cosas más sorprendentes que hay entre los restos arqueológicos de la antigüedad es ese faraón, Akenatón.

 Precisó que tiene un rostro estrecho y afilado, pómulos altos y un cráneo muy alargado. La idea de que ellos tuvieran aspecto de extraterrestres o que tuvieran ADN de ellos es para muchos, una realidad. Akenatón gobernó durante 17 años. Luego de su reinado, Amarna fue abandonada y los templos del sol fueron destruidos. 

Algunas imágenes de Akenatón fueron desfiguradas deliberamente. 

El antiguo Egipto no tardó en regresar a la costumbre de adorar muchos dioses. ¿Fue una reacción de rechazo al radical sistema de creencias que él había promulgado o una forma de cubrir su identidad alienígena? Según los teóricos de los antiguos astronautas Expertos dicen que ha habido muchos temores al respecto. 

El más extremo es que haya tenido alguna especie de conexión extraterrestre. Si se acepta esa conclusión, explicaría por qué fue literalmente sacado del reinado y según algunos, asesinado. Algunos egiptólogos piensan que Akenatón fue obligado a abdicar y escapar de Egipto con quienes le eran leales. En 1908, una excavación dio con la momia de Akenatón en el Valle de los Reyes, en Egipto. 

Fue un hallazgo realizado por el arqueólogo Edward R. Ayrton Luego de desenterrar los restos de Akenatón, Ayrton pudo comprobar que su cráneo estaba deformado y alargado. Expertos de la ciencia oficial, dicen que sufría de cierta anormalidad, de undesorden que le causaba un alargamiento del rostro porque el cráneo era muy largo. Los teóricos de los antiguos astronautas creen que Akenatón muestra una deformación que sus artistas no alteraron y que representaron como era: con barriga, pecho estrecho y cabeza larga.

 A Akenatón lo sucedió su hijo Tutankamón, quien llegó a convertirse en uno de los faraones más famosos de la historia. Cuando Howard Carter descubrió su tumba en 1932, encontró que su cráneo también era alargado. ¿Habrá heredado genes alienígenos de su padre? Hoy en día una gran parte de la vida de Akenatón sigue siendo un misterio. Cambió todo el sistema de creencias del antiguo Egipto, porque, según dicen algunos, era un ser celestial. Si eso es cierto, ¿habrá evidencias de visitas al planeta azul de entidades similares?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada